<!--:es-->Y Ahora… ¿Quién Podrá Ayudarnos?<!--:-->

Y Ahora… ¿Quién Podrá Ayudarnos?

Por Luisa Fernanda Montero

Mientras más de doce millones de personas continúan viviendo en la incertidumbre, la esperanza
de una reforma migratoria sigue siendo una ilusión  y las redadas continúan arrasando la paz de nuestras comunidades, separando familias y poniendo vidas en peligro. Lo único claro  es que no podemos bajar la guardia.
Con mucha frecuencia organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes levantan su voz para exigir que estos se respeten, pero más allá de las protestas, hay todo un movimiento de cabildeo que tiene lugar permanentemente y al que ciertamente le debemos mucho.
Por eso sea cual sea nuestra situación no podemos ser indiferentes a la realidad de nuestras comunidades. Como hispanos estamos llamados a hacer parte de la historia que se escribe de nosotros cada día.
Una vez más la clave está en la información. ¿Se ha preguntado usted en algún momento cómo puede ayudar? ¿Cuál puede ser su aporte? Sin lugar a dudas, sea cual sea su papel en la sociedad usted tiene un papel que cumplir. Muy seguramente puede ser clave dentro de su propio núcleo familiar, en la escuela, en la iglesia o en el trabajo.
Ahora, el asunto de estar informado no tiene que ver con la expansión del miedo, que ya bastante daño está haciendo; tiene que ver con tener la información correcta para tomar las decisiones adecuadas.
En ese sentido es importante recordar que siempre se puede acudir en busca de apoyo e información correcta a las organizaciones comunitarias. Algunas como FIRM -Fair Immigration Reform Movement o Movimiento para la Reforma Migratoria Justa o United We Dream, son bastante grandes y reconocidas a nivel nacional, otras lo son en cada estado, otras no lo son tanto, pero pueden ser igualmente confiables. Generalmente en las iglesias, las escuelas o las bibliotecas puede encontrarse información de calidad.
No olvide que el que busca encuentra y recuerde que no dejan de existir personas inescrupulosas que  tratan de pescar en río revuelto para obtener beneficio de las angustias ajenas. Tenga cuidado con los estafadores que pueden llegar a ofrecerle posibilidades o privilegios inexistentes y tenga en cuenta que los notarios no pueden darle asesoría legal y no están respaldados por la legislación estadounidense.
Si el asunto es de abogado recuerde que la American Bar Association -o Asociación de Abogados Americana- tiene una lista de profesionales idóneos para atenderlo. Igualmente, siempre hay organizaciones y abogados que trabajan “pro bono” o a muy bajo costo cuando el problema es el dinero. Busque la asesoría adecuada.
Recuerde, si el fuego amenaza la casa de su vecino, la suya no está tampoco a salvo. Infórmese, involúcrese y actúe; sabrá cómo hacerlo. Lo que sea que pase en nuestras comunidades dependerá de nosotros mismos. Somos nosotros los que realmente podemos ayudarnos.
Para más información, visite  LaRedHispana.org
Un Servicio de La Red Hispana

Share