<!--:es-->Viviendo con Alzheimer<!--:-->

Viviendo con Alzheimer

Por Luisa Fernanda Montero

El paso de los años trae consecuencias; enfermedades como el Alzheimer, la demencia senil, vascular  o cualquier otro tipo de demencia pueden afectar radicalmente la vida de nuestros adultos mayores y, aunque no nos sea grato, debemos saber cómo enfrentarlo.
El Alzheimer, particularmente, es una enfermedad del cerebro que causa problemas de memoria, afecta la capacidad cognitiva, genera problemas de comportamiento, empeora con el tiempo y  no tiene cura. Actualmente, de acuerdo con datos de los Centros de Control de Enfermedades –CDC– es el tipo más común de demencia y sólo en Estados Unidos más de 5 millones de personas viven con ella.
Los síntomas de la enfermedad, suelen aparecer después de los sesenta años y aunque pueden presentarse en personas más jóvenes, esto es poco común. Actualmente los científicos no han logrado determinar sus causas exactas, pero cada vez hay más indicios de que los factores de riesgo que generan problemas del corazón, la presión o el colesterol altos, pueden aumentar el riesgo de padecer de Alzheimer. De igual modo, muchos estudios sugieren que la adecuada actividad física, mental y social de un individuo juega un importante papel a la hora de atrasar su aparición.
Por eso, no sobra reiterar la importancia de llevar un estilo de vida saludable, alimentarse sanamente, hacer ejercicio y seguir las recomendaciones médicas. En el caso de los hispanos según el informe Hechos y Estadísticas sobre la Enfermedad de Alzheimer 2010 de la Alzheimer’s Association,  el riesgo de desarrollar el Alzheimer en los hispanos es 1.5 veces mayor que en los norteamericanos blancos no hispanos.  Hay una tasa mayor de hispanos/latinos que blancos no hispanos en los Estados Unidos que padecen del Alzheimer.
¿Cuándo preocuparse?
La pérdida de memoria suele ser uno de los primeros signos de alerta y, de acuerdo con los expertos, además de olvidar cosas una persona con Alzheimer puede tener cambios de humor o personalidad,  dificultad a la hora de lidiar con el dinero o de realizar las actividades cotidianas a las que estaba acostumbrado, pero una de las cosas más delicadas que puede ocurrirle a una persona que está perdiendo sus facultades mentales, es perderse.
Por eso existe “Silver Alert”, un sistema de alerta público que informa sobre las personas perdidas -especialmente adultos mayores con Alzheimer o cualquier tipo de incapacidad mental- para regresarlos a casa en el menor tiempo posible.
“Silver Alert” usa diferentes medios -como emisoras comerciales y estaciones de televisión abierta o cable- para hacer pública la información sobre personas perdidas. De igual forma suele usar mensajes en los tableros electrónicos de las autopistas para alertar a los conductores. Cuando se cree que la persona perdida estaba caminando -no conduciendo-, la alerta usa el sistema del 911 para notificar a los vecinos del área de localización del enfermo.
Hay cosas que no podemos evitar, pero el acompañamiento, el afecto y el uso correcto de las herramientas a nuestro alcance son fundamentales a la hora de ayudar a nuestros adultos mayores cuando lo necesitan. Mantente informado.
Para saber más sobre cómo funciona la alerta en tu estado visita laredhispana.org
Un Servicio de La Red Hispana

Share