<!--:es-->Tus Palabras Determinarán tu Altura<!--:-->

Tus Palabras Determinarán tu Altura

Por Pastor Ana Sweet
Muchos quieren llegar a las alturas y mantenerse ahí. Donde el éxito es una forma de vida y no una experiencia. Donde los ingresos superan las necesidades y siempre hay de sobra.  Y ciertamente, las alturas te esperan. Todos pueden llegar ahí si su Actitud se los permite.  Así es, no será la capacidad lo que te lleve a las alturas sino tu Actitud.

Primero quiero que meditemos qué es lo que influye en la Actitud que tienes. La Actitud es sencillamente la expresión de lo que sientes.  Es la manera en que actúas. A veces nos sentimos muy mal por la Actitud que tenemos o la Actitud que otros tienen, pero debemos preguntar qué es lo que está influyendo. Quiero proponerte tres palabras que afectarán tu Actitud: Enfoque, ambiente, relaciones. Tu Actitud es el resultado de esas tres palabras. Tu enfoque es tu pensamiento predominante. Tu enfoque es aquello en lo que decidiste poner tus ojos. El enfoque que eliges será lo que afecte tu Actitud. Un enfoque equivocado puede ser cuando sólo piensas en ti mismo y no en los demás. Es cuando te pones en la silla de víctima y ves cómo todo lo que te rodea te afecta. Ese enfoque te llevará a la depresión. Cuando decides enfocarte en los problemas de los demás, tu Actitud será muy diferente. Una persona enfocada en sí misma se deprime, mientras que aquellos que se enfocan en los demás se llenan de vitalidad y esperanza, porque el secreto de tu felicidad está en lo que puedes hacer por otros. Cuando te enfocas en otros serás creativo y vendrán las ideas para resolver problemas, para atender a otros clientes, para ampliar tu capacidad de servicio. Cuando te enfocas en ti mismo, tu deseo de volar se acabará, sentirás que nada vale la pena y dejarás de ser creativo, lo cual significa que tu productividad se afectará profundamente.
El ambiente también afecta tu Actitud. Si toleras vivir en un ambiente de hostilidad,  malas palabras,  violencia y opresión, tu Actitud siempre será la peor. La Biblia dice que a paz nos ha llamado Dios.  Debemos imponer la paz en nuestro ambiente porque de eso depende nuestra Actitud y el éxito depende de la buena Actitud que mostremos. Un mal ambiente te hará actuar como una bomba de tiempo que en cualquier momento puede explotar. Esa explosión te puede causar grandes pérdidas en tu trabajo, en tu familia o en tu salud. Cuida el ambiente que tienes y si alguien bajo tu techo desea volar, no seas tú quien le cause un ambiente que le corta las alas.
Las relaciones que tienes afectarán tu Actitud porque lo que escuchas siempre determinará lo que sale por tu boca. Recuerda que la Actitud es una expresión externa del estado interno de tu corazón. Las palabras que escuchas llegan al corazón y tarde o temprano saldrán por tu boca. Una mala relación puede arruinar años de educación. Una mala relación puede corromper todas tus grandes costumbres y tus valores.  Cuando tus hijos cambian de actitud de inmediato debes poner atención en sus relaciones. Si no quieres que salga basura por tu boca, entonces no toleres basura en tus oídos. El nivel de relaciones que tienes se notará por el nivel de tus conversaciones.
Volarás tan alto como tu Actitud lo permita. No es tu potencial ni tu inteligencia; no es tu nivel socio económico ni es tu árbol genealógico lo que determina si volarás en las alturas o no. ¡Volarás tan alto como tu Actitud te lo permita! ¡Cuida tu ambiente,  protege tu enfoque y escoge bien tus relaciones! ¡Tu Actitud es un gran imán o un terrible repelente para el éxito!

Share