<!--:es-->Saboreando la Noticia Junio 4, 2015<!--:-->

Saboreando la Noticia Junio 4, 2015

¿Le quedó claro lo que pasó con el programa de espionaje estadounidense?
Por más que leo información sigo sin entender si el gobierno ya no puede intervenir llamadas telefónicas o si tiene prohibido hacerlo sólo por un tiempo. También sigo sin comprender si lo que firmó el presidente Barack Obama el martes simplemente significa que en lugar del gobierno ahora serán  AT&T y Verizon quienes podrán guardar y archivar llamadas. Y, pa’ acabarla de amolar, no tengo la más mínima idea de cuáles llamadas estamos hablando, ¿de sospechosos de terrorismo o también de las señoras que se pasan horas en el teléfono chismeando de sus maridos?
El caso es que, para variar, cuando la politiquería está en medio de un asunto, la claridad pasa a un segundo plano.
Por otro lado, encuentro ridículo que el mundo entero sepa que en este país tenemos un programa de espionaje, pero como ya sabemos, a Estados Unidos le fascina andar de hablador compartiendo con el mundo cosas que no debería compartir. Pero el verdadero problema es que ahora, por aquello de proteger el derecho a la privacidad, la Agencia de Seguridad Nacional quizá deje de seguirle la pista a yihadistas y demás jijos de su tal por cual que, nos dicen, viven entre nosotros. Yo insisto en que después del 11 de septiembre la privacidad es hasta cierto punto uno de muchos derechos que debemos estar dispuestos a sacrificar en aras de la seguridad nacional. Digo, por más que sea una monserga estamos dispuestos a que nos toquen o  nos vean prácticamente desnudos cuando cruzamos arcos de seguridad en aeropuertos, ¿no? Si el gobierno quiere escuchar lo que hablo por teléfono, que lo haga. Yo insisto en que el que nada debe, nada teme. Ahora bien, si usted es alguien que dice cosas por teléfono que no se atrevería a decir de haber terceros al acecho, pues allá usted y su conciencia.
* * *
Supongo que existen muy buenas razones por las que hay zonas donde es ilegal acampar en Colorado. Y es muy probable que una de esas razones sea la presencia de osos, por lo que me enfurece que las autoridades del Departamento de Vida Salvaje y Silvestre del estado hayan matado al oso que mordió a dos individuos que levantaron su campamento donde no debían. Ayer leí la nota de una mujer que murió víctima del ataque de una leona en Sudáfrica. La mujer estadounidense optó por ignorar las advertencias sobre los peligros de acercarse a los felinos. Según informes, más tardó en bajar la ventana de su auto para tomar fotografías, que la leona en atacarla a través de la ventana. En Sudáfrica, un portavoz de las autoridades correspondientes ha insistido en que la leona no será sacrificada, algo de lo que podrían aprender algo aquí en Colorado.

Share