¿Sabes si Estás Deprimido?

¿Sabes si Estás Deprimido?

Por Graciela Baugher
La depresión clínica es una invalidez emocional muy común, se piensa que en el mundo hay por lo menos 350 millones de personas deprimidas y sólo el 10% reciben ayuda profesional. La depresión es una crisis mundial que afecta en todas las edades, en todas las comunidades y es participe de un modo significativo a la carga mundial de morbilidad. Muchas personas deprimidas no saben que lo están.
La depresión se puede definir como “abatimiento”, “espíritu bajo”, “desánimo” u “opresión”. Dicha depresión es uno de los efectos del estrés por trauma o perdida que puede tener una duración variable de pocos días, meses o años (crónica), en otros casos las personas pueden tener periodos depresivos a lo largo de toda su vida. Es más común en las mujeres que en los hombres (en ellas se asocia a cambios hormonales como el postparto, menopausia, etc., así como violencia domestica y abusos sexuales).
En general la depresión es una experiencia dolorosa e intensa, donde el sujeto se siente muy triste, abatido, melancólico, nostálgico, infeliz, derrumbado, confundido, culpable y fatigado (falta de energía). Son muchos los factores que pueden desencadenar esta condición, ya sea aguda (de corto tiempo y relacionada con un evento en particular, como un divorcio o una perdida) o crónica (se instala por periodo largo y por lo general incapacita). Este trastorno mental puede causar pérdida de interés o placer, falta de autoestima, trastorno en el sueño o del apetito, falta de concentración, aislamiento o deseo de no socializar. También, dificulta sensiblemente el desempeño laboral o en los estudios y la capacidad para afrontar la vida diaria y los problemas cotidianos. En su forma más grave, puede conducir al suicidio (cada año se suicidan casi un millón de personas, una de cada dos lo hacen por depresión).
La salud física puede tener relación con la depresión, por ejemplo en los casos de enfermedades crónicas, cardiovasculares, enfermedades terminales, etc.. Así mismo las crisis externas, como las presiones económicas, el desempleo, la competencia laboral, el empleo múltiple ( varios trabajos, para sobrevivirlos gastos o demandas familiares) los desastres naturales o guerras, etc.. Para resolver la depresión es primordial la participación activa de la persona que la padece y sus allegados o familiares. Como primer paso hay que reconocerla y buscar apoyo profesional, un diagnóstico temprano ayuda a resolver este trastorno antes  de que se complique el caso, con el abuso de alcohol, drogas o suicidio. El Trastorno Depresivo Mayor abarca 5 o más de los siguientes síntomas: – Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día. – Falta importante del interés o de la capacidades para el placer o el disfrutar la vida en casi todas las actividades. – Perdida o aumento significativo de peso. – Insomnio o hipersomnia (sueño durante el día). – Agitación o retardo psicomotor. – Pérdida de la energía, cansancio o fatiga. – Senti-mientos de culpa excesivos o inapropiados, sentirse inútil. – Baja autoestima y baja confianza en sí mismo. – Dificultad de la capacidad de pensar, tomar decisiones o concentrarse. –Pesimismo o ver el futuro sin salida o “negro”. – Pensamientos obsesivos o repetitivos, pensamientos recurrentes sobre la muerte, idea de suicidio. Si usted presenta estos síntomas busque ayuda con un profesional de la salud mental. Graciela G. Baugher, CCHt. (303) 775 9060. www.gracielabaugher.com

Share