<!--:es-->Qué Razón Tenía la Abuela<!--:-->

Qué Razón Tenía la Abuela

Por Andrés R. Helguera
MEXICO, D.F..- La bisabuela decía que “cuando el río suena es porque piedras trae”. Cuántas ocasiones nos hemos encontrado que un medio calladito “rum-rum” termina a la larga por ser verdad y no siempre con buenos resultados. Hasta hace poco, la pre candidatura de Donald Trump sonaba a broma de muy mal gusto, en especial por sus posturas antiinmigrantes, dirigiendo sus dardos a los migrantes mexicanos cuando en realidad el ex protagonista de The Aprentice agrupa a todos los que están por debajo de Estados Unidos como mexicanos, sin distinguir entre guatemaltecos, hondureños o salvadoreños, por ejemplo; este es apenas un punto de la reflexión.
Se sabe que Mr. Trump se quedó muy dolido con el gobierno mexicano porque lo dejaron de lado en diversos negocios que le acarrearían millones de dólares e inició así su cruzada para despotricar a los cuatro vientos una visión retrógrada hacia una población específica; sin embargo, lo que más preocupa no es en sí lo que pueda decir Donald, sino que una encuesta reciente muestra que si se enfrentara a Hillary Clinton por la presidencia la tendencia está muy pareja, lo cual indica que no es únicamente Trump quien tiene esa curiosa (por decirlo así) manera de pensar; y eso sí hay que tomarlo en cuenta y manejarlo con extrema cautela, porque el empresario no se ha dado por enterado de que con sus frases incendiarias, más que obtener un cierto grado de protagonismo y notoriedad, en verdad está abriendo una puerta muy peligrosa que puede desencadenar una larga, amplia y dolorosa seguidilla de tragedias raciales en todos los puntos; está exacerbando un sentimiento enconado entre los que buscan trabajo como inmigrantes y los que no lo encuentran como nativos, convirtiendo al país de las oportunidades en una nación que buscaría cerrarlas. ¿Qué pensará ahora que comienzan a restablecerse las relaciones diplomáticas con Cuba? ¿Echaría marcha atrás para evitar que lleguen isleños a su territorio?
Asimismo, no debemos dejar de lado que casi 90% de los países del continente americano está formado por descendientes migratorios sajones en el norte y prioritariamente hispanos y lusos al centro y sur. Yo francamente no veo que físicamente Mr. Trump tenga rasgos sioux o apache; su árbol genealógico es europeo que llegó a echar raíces a una tierra que le brindó la oportunidad al zorro plateado de amasar su fortuna como inmigrante.
Dicen que “perro que ladra, no muerde”, pero tampoco hay que olvidar que “cuando el perro tiene rabia, ni a su dueño respeta”. A ver qué hace cuando sus palabras sean tomadas en serio e inicie la revuelta.
Cualquier comentario o vituperio lo pueden “imeiliar” a: arhg68@gmail.com, prometo responder a todo aquel que se tome el tiempo de hacerlo.

Share