<!--:es-->¿Qué Hacer si se Presenta  una Redada?<!--:-->

¿Qué Hacer si se Presenta una Redada?

Por Luisa Fernanda Montero

Nadie quiere que ocurra, pero es una posibilidad. Las redadas son, para muchos, una amenaza. Por eso lo fundamental es estar informado. Conocer sus derechos puede hacer la diferencia.
Si usted o alguien que conoce puede ser objeto de una redada es importante que tenga en cuenta algunas recomendaciones que pueden ser fundamentales. Conocer sus derechos es un comienzo inteligente. Manténgase en contacto con un abogado o con un consejero calificado  y no olvide que todas las personas, más allá de su estatus migratorio, tienen derechos.
Para empezar, no olvide que, de ser detenidos, tenemos derecho a permanecer en silencio, a hacer una llamada, a contar con la asesoría de un abogado y a presentarnos frente a un juez.
Así las cosas, en caso tal es aconsejable portar su documento de identidad estatal o licencia de conducción. De acuerdo con los expertos, estos documentos ofrecen información sobre la persona, pero no sobre su situación migratoria o su país de origen. Muy importante: no llevar nunca documentos falsos.
Recuerde tener siempre a la mano la información -nombre, teléfono- de su consejero en asuntos migratorios, abogado o representante de agencia o centro comunitario que pueda aconsejarlo o brindarle apoyo de ser necesario, en caso de ser detenido por un agente migratorio.
No olvide que nadie -ni siquiera un oficial de policía- puede ingresar a su casa sin una orden judicial o sin su autorización. Si los oficiales llegan a su casa pídales que deslicen la orden bajo la puerta. Una orden judicial debe tener los nombres de las personas que se están buscando y debe estar firmada por un juez.
En cualquier caso, siempre es recomendable mantener la calma. Si trata de huir, los oficiales pueden usar ese hecho en su contra. No responda preguntas sobre su estatus o su lugar de nacimiento hasta que su abogado se lo indique. Si miente sobre su nombre sus familiares tendrán dificultades para encontrarlo.
No firme nada, ningún documento, sin la autorización de su abogado. El documento puede ser una autorización para deportarlo sin asesoría legal. Recuerde: usted tiene derecho a asesoría.
Si usted, su familia o alguien cercano está en riesgo de caer en una redada, es importante tener un plan. Tenga un plan sobre lo que deben hacer sus hijos o su pareja en caso de que usted no vuelva a casa. Incluya en el plan a las personas de confianza que podrán socorrerlos en caso de necesidad y de nuevo manténgase informado, asesórese y conozca las leyes de su estado, condado o ciudad.  Conocer sus derechos puede hacer la diferencia.
Para más detalles y recursos en el tema, visite LaRedHispana.org
Un Servicio de La Red Hispana

Share