<!--:es-->¿Por qué Unos Tienen Derecho a la Bomba Atómica y Otros no?<!--:-->

¿Por qué Unos Tienen Derecho a la Bomba Atómica y Otros no?

Por Concepción Badillo.

WASHINGTON, D.C..- No sé si soy ignorante o ingenua, pero esta pregunta me la he hecho muchas veces y nunca le encuentro respuesta. ¿Qué no sería mejor para el mundo entero que todas las naciones renunciaran a sus ambiciones nucleares?
Esto me vuelve a la mente a raíz del reciente acuerdo “histórico” para muchos, catastrófico” para otros, logrado finalmente entre Irán y seis grandes potencias: Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China, para limitar el programa nuclear iraní a cambio de hacer a un lado las sanciones económicas internacionales en vigor desde 2006 en contra de ese país, algo que llevaba casi dos años de negociaciones, que finalmente han rendido fruto.
La infraestructura nuclear de Irán permanecerá intacta pero el gobierno iraní sigue insistiendo en que su programa nuclear no tiene fines bélicos sino pacíficos. Asegura que está destinado a generar energía eléctrica y al diagnóstico y tratamiento de la medicina y la mayoría de los países le cree. En todo caso, bajo el nuevo acuerdo no podrá, en ninguna alguna, poseer o desarrollar armas nucleares. Si no cumple, las sanciones volverán a ponerse en marcha.
Este ha sido hasta ahora el mayor éxito diplomático del gobierno de Barack Obama; no en balde el secretario de Estado, John Kerry, permaneció 17 días en Viena para firmarlo, un récord de permanencia en un solo lugar en el extranjero para el máximo jefe de la diplomacia estadounidense en décadas. Sin embargo, su ratificación depende de la aprobación del congreso estadounidense, aunque esto sólo afectaría la participación de Washington, pero no la de los otros países involucrados.
El acuerdo podría cambiar el panorama financiero y geopolítico universal, teniendo en  cuenta que Irán posee la cuarta mayor reserva de petróleo del mundo, unos 150 millones de barriles y la segunda mayor reserva de gas natural del planeta, por lo que se espera que pronto firme lucrativos convenios y que aumente considerablemente su producción de crudo, actualmente de 2.85 millones de barriles diarios.
El acuerdo es sujeto actualmente a un intenso escrutinio, tiene simpatizantes y opositores y estos últimos consideran que no se puede confiar en Irán. De ellos el que más se opone es Israel, cuyo primer ministro, Benjamín Netanyahu, visitó Washington en marzo pasado, sin ver al presidente, para criticar ante el Congreso las negociaciones, llamándolas “un error de proporciones históricas”, mientras que la  vice primer ministra de Exteriores, Tzipi Hotovely, en su cuenta de twitter ha dicho que “Occidente se han rendido al eje del mal, capitaneado por Irán”.
Irónicamente es precisamente Israel el único país en la conflictiva región de Medio Oriente que posee un arsenal nuclear. Avner Cohen, considerado la máxima autoridad en el tema de las armas con que cuenta el Estado Judio, catedrático del Instituto Middlebury para Estudios Internacionales y autor de dos libros sobre el tema, “Israel y la bomba” y “El secreto peor guardado”, asegura lo que hace mucho se sabía, aunque Israel nunca ha accedido a confirmarlo o negarlo y Washington le ha permitido y solapado esa ambigüedad.
Por otro lado, Irán ha sido el gran defensor de las comunidades chiítas en Medio Oriente, en contraste con los grandes reinos sunitas apoyados por los países del Golfo liderados por Arabia Saudita y es conocida la rivalidad a lo largo de la historia entre persas y árabes, por lo que otros que están nerviosos con el acuerdo y en contra del diálogo con Irán son los sauditas, de quien Estados Unidos es gran socio y aliado, pero eso ahora podría cambiar.
Oficialmente, el llamado Club Nuclear, aquellos con arsenal permitido y sin problemas, está integrado por Estados Unidos, China, Reino Unido, Francia y Rusia. Pero también India, Pakistán y Corea del Norte poseen la bomba atómica, mientras que Belorusia, Ucrania, Kazajstán y Sudáfrica han dicho que ya se deshicieron de ella.
Así, mi pregunta sigue sin respuesta: ¿quién tiene derecho a la bomba y quién no? Es como comprar una pistola y después decir que nadie más puede poseer una. Es hipócrita que Estados Unidos y un puñado de naciones decidan. Las armas nucleares son una seria amenaza para el mundo entero. Son el peor artefacto bélico creado por los seres humanos y a ningún país se le debería permitir tenerlas.
twitter@Conce54

Share