<!--:es-->La Ruina de la FIFA<!--:-->

La Ruina de la FIFA

Por Andrés R. Helguera
MEXICO, D.F..- Por muchos campeones que podamos nombrar en todo el mundo; desde el exquisito Barcelona hasta el que gusten y manden, desafortunadamente las primeras planas futboleras se las llevó el derrumbe de la dictatorial FIFA y su cínico mandamás (ahora mandamenos), Joseph Blatter, que por décadas creyó estar por encima de cualquier persona en este planeta (aunque ya buscaba realizar un mundial en Marte y expandirse). Bajo su presidencia, Blatter se daba aires de mandatario estatal y exigía ser tratado así en cualquier país que se parara; de rostro amable y hasta de carácter simpático, “Sepp” fue devorado por la avaricia, por el agridulce sabor del poder, intocable y necio a cual más; se rodeó en primera instancia de gente de su confianza que le perpetuaba el mando; sin embargo, como en todos los juegos de mandato, los duendes no sólo le crecieron, sino que se multiplicaron para tratar de bajarlo del trono; pero “Sepp” no se iba a ir así de fácil; se está asegurando de arrastrar con él tanto al que se le enfrentó como al que sabe que hay mucha mugre bajo la alfombra.
Con los miembros de FIFA saltando del barco cual ratas ante los hundimientos, el futbol vive una convulsión que necesitará de una reforma exhaustiva (y hasta una “limpia”) si no su desaparición y reconstitución como nuevo organismo. Las investigaciones del FBI apenas comienzan y sólo ha aparecido la punta del iceberg; si por el momento han caído algunos dirigentes de América, las federaciones europeas, asiáticas y africanas están a un “tris” de formar una marejada de incalculables resultados.
Como siempre, las dictaduras terminan por caer cuando las señales de abuso son demasiadas y frecuentes. Siendo el deporte de mayor arrastre en el planeta, el futbol no está ajeno a los intereses comerciales (o viceversa), por lo que las pesquisas tampoco dilatarán en conectar la telaraña con los señores de la lana; sin embargo, claro que siempre se desmarcan y terminan (sólo en el papel) con las manos limpias; los chanchullos y corrupción de la FIFA tienen línea directa con los patrocinadores (llámense televisoras, artículos deportivos y de consumo) y son quienes deciden dónde, cómo y cuándo; Blatter era sólo quien velaba por sus intereses, pero “Sepp” se la creyó, pensaba que era él quien movía los hilos y a pesar de querer aferrarse a un puesto que ya no le pertenece, como buen dictador, al final, quedará solo, sin el respaldo que tendrá otro.
Cualquier comentario o vituperio lo pueden “imeilar” a: arhg68@gmail.com; prometo responder a todo el o la que se tome el tiempo de hacerlo.

Share