<!--:es-->La Persona más Valiosa<!--:-->

La Persona más Valiosa

Por Ana Sweet
Estoy meditando sobre quién es la persona más valiosa en tu vida. Y deseo que por medio de este artículo descubras y aprecies a esa persona más que nunca. La persona más valiosa de tu vida es la que menos celebración recibe porque nunca llama tu atención. Tu mente siempre esta enfocada en las personas que continuamente te causan problemas, te buscan para demandar tu atención, te manipulan, te critican (especialmente los que te critican por alguna razón siempre tienen un gran espacio en tu mente) los que se van, los que te rechazan, los inconformes, los insatisfechos, los que te atacan y se vuelven contra ti. La persona más valiosa casi no ocupa tiempo en tu mente porque precisamente ese es su propósito. “Nunca causarte un mal rato y resolver problemas aunque no te des cuenta”. La persona más valiosa es la que no requiere de atención. Su presencia aparentemente no es notoria porque le gusta amarte tras bambalinas, está pendiente de ti y te defiende en tu ausencia. No pierde tu tiempo. Nunca hablará mal de ti y siempre es la primera persona que responde cuando necesitas ayuda. No busca celebración ni atención tampoco. Su presencia pasa desapercibida a veces… pero su ausencia sería insoportable. Una persona fiel… leal y que te ama no importa por lo que estés pasando. Esa es la persona más valiosa en tu vida.
La persona más valiosa de tu vida es la que estará a tu lado no importa lo que suceda. Creerá en ti cuando no ve claro. Te apoyará aunque no entienda lo que esta pasando. Se quedará aunque otros te hayan dejado. La persona más valiosa en tu vida brilla cuando es tiempo de crisis. Su presencia se nota especialmente cuando otros se van. Aunque se lastima, no se ofende. Aunque se desilusiona, no se va. Aunque desea ser celebrada, nunca lo exige. Te suplico que abras tus ojos y hagas un inventario de personas así que ahora están a tu lado. El inventario será muy corto. Quizá sean una o dos personas nada más.
Te animo a que a partir de hoy te enfoques en los fieles y no en los talentosos. Muchas veces los fieles no son muy capaces y los capaces no son muy fieles. Pero siempre será mejor invertir todo el entrenamiento en un fiel, porque jamás puedes enseñar a uno que es muy capaz a ser fiel. La fidelidad no se entrena. Lo eres o no lo eres. La marca del que es Cristiano siempre será su fidelidad. No te asustes cuando conoces a uno que da la espalda cuando más lo necesitas. El tal no ha conocido al autor de la Biblia que carga. La marca del Cristiano es la fidelidad. Nunca se te olvide. Y si tienes un fiel en tu vida, ahí tienes una mina de oro y vale la pena que inviertas todo. Nunca le pongas precio a un fiel… ¡su valor es incalculable!

Share