<!--:es-->La “Davidá”<!--:-->

La “Davidá”

Por Andrés R. Helguera

MEXICO, D.F..- Ah, la Navidad, época del año que sabes que ha llegado cuando:
• Se cuentan los días para tener vacaciones aunque los jefes hagan su muina.
• Esperas no recibir otra vez calcetines o bombones con buena intención.
• Te enteras de que Chuchita sí te tiene contemplado en su lista de regalos y tú te estabas haciendo maje y sales a la desesperada a conseguir aunque sea esos “chones” que tanto odias.
• Por todos lados escuchas esos villancicos que logran hacer temblar ese nervio del ojo.
• La familia lucha cual fiera de la UFC por convencer a los demás de que la Nochebuena sea en su casa.
• Tus pantalones entran en pánico al ver que los usarás en estas fechas al tiempo que le entras con singular desenfreno a los romeritos, al pavo, al bacalao, a la ensalada de manzana.
• Los pavos que la libraron el Día de Gracias saben que no llegarán a recibir los regalos de los Reyes Magos.
• Empieza la “tazoniza” colegial y los fanáticos deben alimentarse casi casi por vía intravenosa para no perderse ninguno de los titipuchales de partidos.
• Te toca en el intercambio darle el regalo a ese o esa misión imposible, aquella persona que cuenta los minutos para ir a cambiar su presente al día siguiente (léase abuelas, mamás y cuñados).
• Entre posadas y piñatas, las calles se vuelven como videojuego para esquivar a esos conductores que se convierten en Gremlins con el agua de Baco.
• Todos te piden su “Davidá” y te dejan pelona la cartera y a ti ni quien te pele.
• La mensajería de Santa Claus te juró por su perro que el envío llegaría antes de Nochebuena y tocó a tu puerta después del Día de Reyes.
• Tienes niños pequeños y se te encoge el alma para conmoverte ante su sorpresa de que Santa Claus ya llegó.
• Te emociona más dar ese regalo que te llevó horas o días conseguir, sabiendo que la persona que lo recibirá tendrá un momento feliz.
• Te acuerdas de que la esperanza renace, se reinventa y sonríes más que de costumbre; tienes más presente a tu familia, a tus seres queridos y ansías el abrazo con ellos.
• ¿A quién no le gusta la Navidad?
El Calcetín de la semana (aquellos que sólo abren la boca para meter la pata).
“…y Miss Universo 2015 es… ¡Miss Colombia!…[unos segundo después y la Miss Colombia con la corona]… Perdón, la ganadora es ¡Miss Filipinas!”.
Steve Harvey, conductor de la ceremonia al “equivocarse”.
¿Qué podemos decir?: Es claro que esta “equivocación” fue un ardid publicitario; si no, nadie estaría hablando de este ya tan anquilosado certamen; sin embargo, nadie le quita la surreal decepción a Ariadna Gutiérrez (Miss Colombia) que, si no estaba al tanto de la treta, necesitará años de terapia.
Cualquier comentario o vituperio lo pueden “imeiliar” a: arhg68@gmail.com; prometo responder a todo aquel que se tome el tiempo de hacerlo.

Share