¡Gracias, Jimena! Al menos ya quedó claro que no todos los hispanos somos feos, como dicen aquellos débiles mentales que, sin otro argumento, usan el del aspecto físico para echar su gato a retozar en medio de la orgía racista que se vive en el país. ¿Cóm

Share