Francamente, sería muy difícil comentar sobre el SI de la Suprema Corte mexicana a la adopción de niños por “matrimonios” homosexuales sin dedicar a los integrantes de la “tremenda corte” algunas palabras no publicables. De plano, se lo de

Share