<!--:es-->El Tiempo es tu Moneda <!--:-->

El Tiempo es tu Moneda

Por Pastor Ana Sweet

Todos desean tener más dinero, mejores sueldos, así como mejores oportunidades y puestos en el trabajo. Hacen un inventario constante de sus necesidades y terminan desanimados por todo lo que “no tienen”. Quiero animarte a que pongas mucha atención a la gran riqueza que tienes y que está esperando ansiosamente que la reconozcas y la respetes. Tienes una riqueza en tu presente que si no la valoras la estás perdiendo. Es la moneda más poderosa que puedes tener. Esa riqueza, esa moneda, se llama Tiempo.
Los ricos y los pobres tienen 24 horas en un día. Los que tienen jets privados y los que no tienen ni para el camión tienen 24 horas en un día. La diferencia entre esos grupos de personas es el valor que le han dado al tiempo. Ningún millonario pierde el tiempo y los que no tienen dinero casi nunca valoran su tiempo. Aquellos que valoran su tiempo y lo saben intercambiar por aquello que les produce, no importa cual sea su situación financiera actual, llegarán a las alturas. Pero aquellos que pierden el tiempo, pronto perderán lo que tienen, no importa cuánto tengan ahora. El tiempo es tu moneda más poderosa y debes intercambiar cada una de esas 24 preciosas horas por aquello que deseas llegar a ser o llegar a poseer.
Si vas a una zona de millonarios, nunca los encontrarás en las esquinas platicando. Si vas a una zona de pobreza verás que la gente está perdiendo el tiempo, no importa la hora que sea. Y podemos decir: “¡Pero no tienen trabajo! ¡Están desempleados!” Pero podrían estar en la biblioteca, podrían invertir su tiempo como voluntarios en el lugar donde sueñan llegar a tener un trabajo. Hoy tienes lo que has decidido intercambiar por tu tiempo. Mañana tendrás lo que decidiste intercambiar por tu tiempo. Tu futuro depende del valor que le has dado a las preciosas 24 horas que Dios te ha dado.
Tu futuro no es un misterio. Tu futuro es el resultado de la inversión de tu tiempo. No esperes a ver qué te depara el futuro. Tú eres el diseñador de tu futuro y la manera que inviertes tu tiempo hoy es una clave de lo que vivirás mañana. Si quieres prosperar no puedes perder el tiempo. Te animo a que hoy hagas una lista seria de tus sueños y de tus metas. Una vez que tengas esa lista debes dedicar cada hora de tu día a recibir información, recibir entrenamiento, leer libros, estudiar, resolver problemas que te lleven cada día más cerca a aquello que anhelas. Si no tienes sueños ni metas, tu tiempo no tendrá ningún valor. Tus metas deben ser los instructores de tu tiempo. Tu tiempo debe recibir una instrucción cada hora y esa instrucción siempre debe ir en línea con tus metas. El tiempo no regresa. Hoy tienes 24 horas delante de ti. ¡No las pierdas! Si no sabes manejar un día no puedes manejar tu vida. ¡Hoy es lo único que tienes! El ayer ya murió y el mañana no está garantizado. ¡Usa tu moneda llamada tiempo y úsala muy bien!

Share