<!--:es-->El Poder del Agradecimiento<!--:-->

El Poder del Agradecimiento

Por Pastor Ana Sweet
El ser agradecido es una actitud que tiene el poder de cambiar tu estado de ánimo como ningún otro remedio. Tu estado de ánimo no requiere un cambio en tus circunstancias, requiere un cambio en tu actitud. En este artículo te propongo algunos pasos sencillos a seguir para causar un cambio drástico en tu estado de ánimo. No esperes a que cambien tus circunstancias o a que cambie la gente que te rodea para entonces ser feliz. No permitas que la hostilidad de otros secuestre tu actitud. Te puedes sentir mucho mejor si decides tomar el camino del agradecimiento.
1. Haz un Inventario de lo que tienes. El primer paso puede ser el más difícil, especialmente cuando estás pasando por algo difícil. Es más fácil hacer una lista de lo que está mal a tu alrededor. Quizá en esa tarea te tomaría muy poco tiempo el lograrlo. Pero al hacer un inventario de lo que tienes, de lo que haz recibido, de la gente a tu alrededor por la que deberías estar agradecido, de tus talentos, tus habilidades, tus fortalezas, de los que invierten en tu vida, tomará tiempo especialmente si tu mente ha estado metida en ti mismo o en tus circunstancias. Ese inventario quizá te tomará algo de tiempo, pero vale la pena. Sólo quiero decirte que si es demasiado difícil hacer este inventario significa que tu alma está hundida en la queja y la depresión. No debes permanecer un día más ahí. Este inventario causará que salgas del terrible hoyo en el que te encuentras.
2. Cambia tu conversación. Habla de lo que has recibido. La queja es lo opuesto al agradecimiento. Una persona que se la pasa en la queja no puede ser agradecida al mismo tiempo. Es cierto que todos tenemos algo de qué quejarnos, pero la queja no cambia tu situación. Lo único que hace es envenenar tu alma de amargura, te deprime, hace más grande el problema y te aleja cada vez más de la solución. Cuando decides estar agradecido por lo que tienes y esa es tu conversación, estarás en un mejor estado para poder tomar decisiones correctas.
3. Da de lo que recibiste. Si alguien te dio oportunidades ahora busca alguien a quien darle una oportunidad. Si alguien te dio buenos consejos, ahora busca a quien darle buenos consejos. Si Jesús de Nazaret perdonó todos tus pecados, ahora ve y haz tú lo mismo. El ser agradecido por lo que has recibido ahora te moverá a dar lo mismo a los demás.
4. Expresa tu agradecimiento a los demás con tus palabras. Quizá la gente que está a tu alrededor no se siente amada por ti o celebrada. Su actitud  hacia ti ahora es hostil y están a la defensiva. Puedes dar el primer paso con una carta haciendo una lista de agradecimiento por todo lo que son y lo que has recibido de ellos. Tú verás como se desmorona ante tus ojos esa hostilidad y se resolverán con más facilidad los problemas. Expresa tu agradecimiento con  palabras y no con regalos. Las palabras tienen un poder más alto y trascendente que los regalos. Tus hijos dejarán los juguetes a un lado pero nunca podrán deshacerse de tus palabras. A tu esposa puede ser que le agrade un buen regalo pero escuchar tu agradecimiento por su vida sanará el alma y aumentará tu credibilidad ante sus ojos.
Si decides tener un corazón agradecido, le darás un giro drástico a tu situación. La gente a tu alrededor admirará tus actos y te imitarán. ¡Vamos a contagiar a la gente! No la contagiemos con nuestras quejas, amargura o desilusiones; ¡empecemos a contagiar a la gente con nuestro agradecimiento! Levántate hoy y da el primer paso. ¡Los resultados te sorprenderán!

Share