Después de “Piolín” ya sólo le queda a Barack Obama la virgen de Guadalupe. Lo que no saben sus asesores en materia de imagen es que quienes lo vean entrar de rodillas a la Basílica, en la Ciudad de México, lo mismo que quienes escuchan a “Piolín” -al me

Share