<!--:es-->¿Cómo Cerrar un día  con Gran Gozo?<!--:-->

¿Cómo Cerrar un día con Gran Gozo?

Por Pastor Ana Sweet

Cuando hablo de gozo me estoy refiriendo a algo más profundo que una risa momentánea al escuchar un buen chiste. Me refiero a algo más que sólo sonreír de vez en cuando aun si se usa como una máscara para hacer un buen ambiente a los que te rodean. El gozo es una satisfacción profunda, no un sentimiento superficial. ¿Cómo cerrar un día con gran gozo? ¿Qué lo produce? ¿Cómo podemos planear un día garantizando que al final estaremos satisfechos?

Este gran gozo no depende de lo que los demás hagan por ti. Por experiencia te darás cuenta de que no puedes planear la actitudes de los demás. No puedes garantizar que los demás se levantaron con la meta de terminar el día con gran gozo. Parece que algunos se levantan con la meta de terminar su día haciéndole la vida de cuadros a alguien. Tu gozo no depende de que la gente hable bien, reaccione bien, se porte bien, te trate bien, etc. Si de eso depende el gozo estamos perdidos. No podemos planear cómo será la actitud de los demás. Parece que sólo tenemos control de nuestra propia actitud.

Si el gozo no depende de lo que hagan los demás, ni depende de que otros nos hagan reír, entonces ¿cómo podremos garantizar que al fin del día tendremos un profundo gozo? En estas líneas quiero invitarte a considerar lo que puede cerrar un día en profunda satisfacción y no tienes que depender de lo que los demás hagan o no hagan para lograrlo.

El primer punto es hacer lo correcto. La mayor satisfacción que puedes tener es hacer caso a tu conciencia. Hacer lo correcto en cada decisión que tengas que tomar durante el día. Este es un secreto que pocos han descubierto como la fuente de su gozo. La angustia, el dolor, el desánimo, la frustración, siempre los hemos visto como sentimientos provocados por las circunstancias o las personas que nos rodean. Hoy te animo a que cambies ese enfoque y rompas ese paradigma. Si tu gozo depende de otros, nunca podrás planear un buen día. Si tu felicidad depende de otros, entonces no importa cuánto te esfuerces en producir, estudiar, hacer ejercicio, comer bien, etc., ya que otros tienen la capacidad de estresarte, enfermarte, dañarte y derrumbar tu alegría. Si tu gozo depende de las acciones de los demás, entonces ellos deciden cómo terminará tu día y lo único que puedes hacer es dejarte llevar por los vientos y las tormentas que te rodean, esperar a ver donde te llevan y a donde te arrojan. ¡Tu gozo no depende de lo que hagan los demás! Tu gozo interno, tu profunda satisfacción depende de que tú hagas lo correcto.

De acuerdo a la Biblia, el gozo es el resultado de actuar bien aún cuando todos los que te rodean actuaron mal. El terminar el día con la satisfacción de que te fuiste contra la corriente de este mundo y optaste por actuar con integridad, reaccionar bien, te dejaste llevar por tus valores y no por la presión de las circunstancias. Terminar el día diciendo: “hoy dejé huella con mis decisiones, la siguiente generación puede seguir mis pisadas y llevarles a un buen resultado”. Si puedes terminar el día diciendo: “No ignoré a mi conciencia, agradé a Dios haciendo lo que El me pide”. Si terminaste el día diciendo: “Hoy practiqué la bondad y la generosidad, estoy en paz con todos, mi lengua no me comprometió ni me avergonzó”. Si ese es el fin de un día, entonces debes reconocer que ese es un día para celebrar. Disfruta la profunda satisfacción de hacer lo correcto y no trates de buscar atajos a la felicidad. Dios te diseñó así… Tu gozo es la primera recompensa de obrar como a Dios agrada.

Share