<!--:es-->Asustada Pero Decidida<!--:-->

Asustada Pero Decidida

Por Pastor Ana Sweet

Esa fue la frase que usó mi madre cuando se paró ante una audiencia para contar su historia. En este artículo quiero platicarte la historia de esa gran mujer que me enseñó con su ejemplo. Escucharla dar su historia fue impactante pero sobre todo tuve el privilegio de estar ahí dentro de esa gran historia.
Mi mami estuvo enferma de bebé y casi pierde la vida. Su infancia no fue fácil pues no tenían muchos recursos. Mi abuelito acababa de terminar su carrera en ingeniería y dependían de su sueldo como militar, aunque era bajo. Mi abuelita era química bacterióloga pero decidió quedarse en casa para atender a sus tres hijos. Cuando mi mamá era sólo una niña vivieron una tragedia familiar. Su hermanito murió de fiebre reumática. Mi abuelita pasó una crisis terrible… mi abuelito se subió a una torre pensando quitarse la vida, pero la responsabilidad de criar a los dos hijos que le quedaban lo detuvo. Mi abuelita salía corriendo en las madrugadas de la casa gritando como una loca por la muerte de su pequeño. No fue un ambiente fácil para dos pequeños que perdieron un hermanito y ver el sufrimiento de sus padres. La infancia de mi mami no fue fácil.
Siendo una joven hicieron un viaje a Acapulco por tierra con toda la familia. En camino de pronto el carro se volteó y en ese accidente mi abuelita quedó paralítica del cuello hasta sus pies. Mi mami perdió a su fortaleza. Su juventud no fue fácil.
Después de terminar su carrera como maestra, se casó con un hombre que le prometió las estrellas. Fue el amor de su vida. Un día ese hombre le dijo “Lo que he sido hasta hoy, ha sido una mentira. Ahora vas a conocer quien soy en realidad”. Empezó la violencia en casa. Ya tenían una bebé. Y empezó un infierno.
En una tarde de malos tratos como ya era costumbre, mi mami decidió salir a buscar trabajo. Era domingo. Su esposo le dijo “En domingo solo encontrarás trabajo de criada”. Pero ella salió decidida. Asustada pero decidida. Sin saber a quién acudir ni a dónde ir recordó a alguien cercano a la familia que tenía una posición alta en la empresa Aerovías de México, que después fue Aeroméxico. Ese día regresó a casa con la frente en alto. Encontró trabajo en reservaciones en esa empresa. Sin saber que empezaba el camino al éxito. El matrimonio no funcionó. Pero la crisis no la llevó a los vicios, ni tampoco la llevó a hacer una locura. La crisis no la llevó a la depresión ni la llevó al suicidio. La crisis la impulsó al éxito. ¿Tú qué excusa tienes?
Ahora los jóvenes justifican sus actos de rebeldía porque sus padres se divorciaron, porque están viviendo cosas difíciles. Los hombres justifican la violencia por lo que vivieron de niños. Las mujeres justifican el abandono de su felicidad y de su potencial porque las maltrataron. Y todas esas crisis son terribles. Pero yo conozco a una mujer a la que la crisis no la detuvo. ¡¡¡La crisis fue la ola del mar que tenía la capacidad para ahogarla pero ella decidió surfearla!!!
No importa cuál sea tu pasado, no importa lo que has vivido, no tienes por qué quedarte ahí. Mi mamá es un ejemplo de una madre soltera que no tuvo tiempo para sus hijas porque tenía dos trabajos por un tiempo y luego se convirtió en la gerente distrital de una de las empresas de mayor prestigio en México. Pero aunque no tuvo mucho tiempo, su ejemplo me habló. Nunca la vi rendirse. Nunca la vi quejarse de su trabajo. Nunca la vi dar vuelta atrás. No es perfecta mi mami, pero quiero ser como ella. La crisis no la detuvo y quiero seguir sus pasos.
Te digo esto porque tu también estás dejando un ejemplo a la siguiente generación. Tus decisiones están dejando huella. No tienes que ser perfecto para dejar un gran legado. Pero sí tienes que ser valiente y aguerrido para que tus hijos y tus nietos no se aparten del camino correcto. Que tu ejemplo les inspire a no rendirse. Sobre todo, que tu ejemplo los dirija hacia Dios. Ellos te están viendo… ellos seguirán tus pasos. Aunque te dé miedo avanzar, con todo y el miedo… ¡¡¡NO TE RINDAS !!!

Share