<!--:es-->El derecho que tendría Irán a desarrollar energía nuclear equivale al derecho que tendría un estudio cinematográfico a producir películas pornográficas.<!--:-->

El derecho que tendría Irán a desarrollar energía nuclear equivale al derecho que tendría un estudio cinematográfico a producir películas pornográficas.

Abril 9, 2015

El derecho que tendría Irán a desarrollar energía nuclear equivale al derecho que tendría un estudio cinematográfico a producir películas pornográficas.
Aguánteme, ahorita le explico a dónde voy con esto.
Después de escuchar a un funcionario de la administración Obama indicar que bajo el acuerdo que se negocia con Teherán en torno a su programa nuclear se incluye la garantía de que los iraníes permitirían la entrada de inspectores a sus centrifugadoras cada vez que a éstos se les pegue la gana, fue que se me vino a la mente aquello de las películas pornográficas.
Mire, lo que dice el funcionario estadounidense es que podríamos vivir tranquilos, ya que gracias a la promesa de los persas esto impediría que en sus miles de centrifugadoras se estuviera enriqueciendo uranio para crear la bombita. Pero el simple hecho de que se les pide que hagan dicha promesa basta para no vivir tranquilos jamás.
Piénselo de esta manera, y he aquí donde lo de las películas xxx tiene sentido.
Todo esto equivale a que la policía le permita usar su cámara al dueño de un estudio de cine que en numerosas ocasiones ha dicho que le gustaría producir pornografía infantil, siempre y cuando éste prometa que las autoridades podrían entrar a sus estudios cada vez que se les pegue la gana para asegurarse de que no haya menores de edad en su interior.
¿Qué le parece? ¿Estaría usted de acuerdo en darle la licencia a dicho estudio cinematográfico?
De acuerdo a informes, recientemente uno de los más altos líderes religiosos iraníes
prometió nuevamente “death to America”. Y no se diga su constante amenaza contra Israel y el hecho de que abiertamente sus Mullas dicen que su intención de destruir a ese país no es negociable. Créame que Irán, quizá el país que más apoya, financia y protege a terroristas, quisiera echar por completo al pueblo judío -y de paso también a los gringos- al Mediterráneo.
El caso es que para mí esto de permitirle a Irán jugar con átomos y demás, equivaldría a permitirle decir “luces, cámara, acción” a un asqueroso individuo capaz de cometer una de las abominaciones más grandes del mundo.
* * *
Algunos dicen que si no hubiera habido un valiente filmando al policía blanco de Carolina de Sur disparando de manera indiscriminada contra un hombre negro que claramente no le representaba amenaza alguna, habría quienes estarían argumentando que seguramente el oficial actuaba en defensa propia. Pero el caso es que hay un video, y aun cuando el típico reporte policiaco indica que el gendarme Michael Slager temía por su vida, ahora sí que un video dice más que mil palabras. Los últimos reportes indican que Slager, quien fue acusado formalmente de homicidio, podría enfrentar incluso la pena de muerte por el asesinato de Walter Lamer Scott, quien aparentemente pretendía escaparse del policía porque debe manutención.
No cabe duda de que ahora sí nos la pusieron dura para defender a la policía contra acusaciones de racismo y brutalidad policiaca, pero le pido que antes de pintar a todos los de azul con la misma brocha piense en esto: Sería injusto decir que todos los pilotos que han sufrido de depresión serían capaces de hacer algo como lo que hizo el copiloto de Germanwings, ¿verdad?
Ahora bien, aclaro que en lo absoluto defiendo a Slager. Si las leyes en Carolina del Sur lo permiten, y si el sistema jurídico así lo decidiera, créame que no derramaría ninguna lágrima si deciden aplicarle la inyección letal o lo llevan al estado de Utah para pararlo ante un escuadrón de fusilamiento.

Share